133.1 No hay cómo escaparse del destino

María respondió diciendo: Entonces a todos los hombres que están en el mundo, todo lo que les ha sido asignado por el destino, ya sea bueno o malo,pecado, muerte o vida, en una palabra, todo lo que esté designado para él por los Regidores del Destino, ¿Tiene que ocurrirle?

Al escuchar lo anterior, María preguntó al Salvador si todos los designios ya pre-establecidos para ocurrirle al hombre, sean buenos o malos, indefectiblemente deban suceder como inevitable consecuencia del rigor de la Ley.
 
Y el Salvador respondió diciendo a María: En verdad os digo: Todo lo que esté designado para cada uno por el destino, ya sea todo bien o todo pecado en este mundo, todo lo que esté designado para los hombres, les ocurrirá.
 
Y el Salvador dio la respuesta a María diciendo categóricamente que cuanto esté asignado para acaecerle al hombre en este mundo, sea bueno o malo, inexorablemente le llegará su tiempo de ocurrir.

133.2 De las Llaves de los Misterios
 
Por esta causa he traído las Llaves de los Misterios del Reino de los Cielos, porque de otro modo, ninguna carne en el mundo sería salva; porque sin Misterios, nadie podrá entrar en el Reino de Luz, ya sean justos o pecadores.

Pero es tan grande y misericordioso el Amor del Salvador por la Humanidad, que justamente ha traído de los Cielos para entregar a los Varonas que así lo quieran, las mismísimas Llaves de los Misterios del Reino de las Alturas, para que Éste pueda ser accesible a la especie humana que intente por la Iniciación merecerlo, pues de otro modo, sin arribar a los Misterios del Inefable, nadie podría ingresar al Reino de Luz, aún siendo justos, menos aún los pecadores. Mucha atención a lo que aquí se expone, pues existen gentes muy bien intencionadas pero pésimamente informadas, cuando consideran que la Salvación llega con tan sólo decir Jesús, ignorando el ígneo Bautizo Pentecostal de trascendental Purificación.

Por esta causa he traído la Llave de los Misterios al mundo, para poder libertar a los pecadores que lleguen a tener fe en Mí y Me escuchen, para que IO pueda libertarlos de los lazos y de los sellos de los eones de los regidores, y atarlos a los Sellos y a las Venturas y a las órdenes de la Luz, para que aquél que IO liberte en el mundo de los lazos y de los sellos de los eones de los regidores, puedan ser libertados en las Alturas de los lazos y de los sellos de los eones de los regidores, y para que aquél que ate en el mundo a los Sellos y a las Venturas de las órdenes de la Luz, pueda ser atado en la Tierra de Luz a las Órdenes de las Herencias de la Luz.

Siendo fatal e inexorable el destino de la humanidad en el ámbito de los eones, fue menester la presencia física del Inefable en el mundo material para traer consigo la Llave de los Misterios, y así poder liberar hasta a los pecadores, que una vez arrepentidos, tengan Fe en el Kristo y practiquen su Enseñanza para llegar a purificarse, pudiendo el Salvador de este modo proceder a romper los sellos y los lazos que mantienen al Alma prisionera en la rueda de eterna necesidad, mara o maya intrascendente, que resulta siendo el espejismo fugaz de la existencia vana.
Muy otra es la luminosa Ventura que corresponde experimentar al Terrígeno que ha aceptado ceñirse a los Sellos y las Órdenes de la Luz en la materia, pues así como en ésta será liberado por su Kristo Íntimo de los eones de los regidores, similar Obra ejecutará en su beneficio el Kristo Cósmico en el Reino de las Alturas. De modo que el Iniciado bendecido por el Salvador recibiendo en el mundo las Venturas Celestiales, así mismo será unido en la Tierra de Luz a las Órdenes de las Herencias de Luz.
Para bien de los pecadores, por consiguiente, IO me he separado en este tiempo y he traído los Misterios, para poder libertarlos de los eones de los regidores y atarlos a las Herencias de la Luz, y no sólo a los pecadores, si no también a los Justos, para que IO pueda darles los Misterios y ellos puedan ser recibidos en la Luz, porque sin Misterios no pueden ser recibidos en la Luz.
Por tanto, es por beneficiar principalmente a los pecadores arrepentidos que el Kristo Cósmico se ha multiplicado en la materia, descendiendo del Ayocosmos para traer los Misterios a la Humanidad, liberando a los contritos de la esclavitud existente en los eones, para fusionarlos a las Herencias de la Luz.
Ahora si esta Misericordia es manifiesta en pro de los pecadores arrepentidos, cuánto más grande es el empeño del Salvador por quienes se mantienen firmes en la Fe, ejecutando su correspondiente Labor aún ante la embestida de las más caprichosas situaciones de insólitos resultados, cuando todas las fuerzas del tenebroso y espeluznante averno se unen para intentar liquidar al constante y leal Hijo de Dios. Ante tamaña adversidad del mundanal abismo, el Operario triunfador califica aceleradamente los Misterios, pudiendo ser recibido muy presto en la Luz, ante el pasmado desconsuelo de todo el demoníaco poder que hostil y altanero se le opuso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s