V.M. JEU MIKAEL ABERAMENTHO ” JESUS EL KRISTO “

V.M.A. Jeú Mikael Aberamentho

POR: V.M.K. A.Z.F. EL TAWA MANU

Es innegable y de majestuosa Verdad afirmar enfáticamente que Jeú El Kristo, en su condición de Mikael Aun Weor, resucitó triunfalmente después de su desencarnación en la Cruz, pasando luego a realizar la suprema labor de ejercitar prioritariamente a sus Discípulos con enseñanza sólida, para asegurar el cumplimiento de una eficaz misión de salvación en pro de la humanidad, siendo ejecutada esta dedicación exclusiva de entrenamiento en absoluta reserva durante once años, período que se corresponde con la respectiva Carta Metrológica de la Persuasión, relativa a la Misericordia de la Gran Ley por los Hombres.

Jeú El Kristo confirma a sus Discípulos que proviene del Cosmos Inmanifestado, que es el Principio y el Fin de todas las cosas, siendo a la vez el Misterio Vigésimo Cuarto, únicamente comprensible con la develación de las hieráticas representaciones zoomorfas de los Alados Seres que a derecha e izquierda de Wirakocha, constituyen los enigmas del Tao encubiertos en la monumental Puerta del Sol erigida en la Megalítica Metrópoli de Taowanaku, que se encuentra en la actual República de Bolivia.

Jeú Mikael desde el Pleroma y en cumplimiento al Mandato del Padre, busca y encuentra al fin con María, el cuerpo material adecuado, de gran evolución y dignidad suprema para llegar a contenerlo; Con la finalidad de hablar con Ella respecto a Su propia gestación, descendió a la Tierra encarnando las potencias de la Inmaculada Concepción en la naturaleza de Gabriel.

Cuando la Virginal María ascendió en Espíritu a las inefables Regiones del Absoluto, Jeú dispuso en el seno de su futura Madre el germen de su propia potencialidad, Energía conquistada por Aberamentho – Ser del Ser de Jesucristo – en la morada de Barbelo (La fuerza Heliónica de Barakiel o Sustancia Primordial del Tercer Logos, de cuya Esencia transmutada se conciben los Seres de Luz).

Con el Poder recibido del Gran Sabaoth, el Magnánimo, que se encuentra en la Región de la Derecha, (Cuya antítesis es el tenebroso Samas que adoran los hijos de Caín), el Regidor del Pleroma, comandando al Ejército de la Voz, dispuso su gloriosa gestación como Niño de Oro en el Vientre de su Divina Madre, excluyendo los regulares procesos preparatorios mediante los cuales llega a encarnar materialmente el Alma Humana.

He ahí expuestos sin incógnitas ni dogmatismos de ningún tipo, los singulares acontecimientos previos al apoteósico nacimiento del Glorioso Salvador Jesús El Kristo.

Aquí es indispensable referirme previamente a tres acontecimientos entre los más trascendentales ocurridos en la vida de Jeshuá Ben Pandirá, el Adorable Ser más conocido como Jesús, quien desde las Alturas había sido escogido para llevar a cabo y enseñar a la Humanidad el Drama público de la Auto-Realización íntima, aún siendo en Espíritu, el Glorioso Señor del Pleroma.

El primer suceso trascendental ocurre cuando a la edad de doce años, Jesús discurría entre los Doctores de la Ley en el Sanedrín, respecto a las Sagradas Escrituras, revelándose por su elocuencia incomparable, como el Verbo Divino, esto es, que en tan especiales circunstancias, el Bendito Salvador encarnaba su Kristo íntimo o su Resplandeciente Dragón de Sabiduría, esto es: Jeú.

El segundo evento de singular importancia se da en momentos cuando recibe de su primo Juan el Bautismo de Agua en el Río Jordán, a la edad de treinta años, ocasión cuando ocurre el apoteósico advenimiento de su Mahatma o Alma Divina, cuyo Sagrado Signo se corresponde con un desdoblamiento del Padre de su Padre que es Aberamentho, quien desde las Alturas exclama: “Este es mi Hijo Bienamado, en quien tengo todas mis complacencias”

La tercera situación que constituye la mayor gloria de Jesús en la materia ocurre cuando en la portentosa transición hacia la encarnante plenitud de su Naturaleza Divina, reconociendo la honra que físicamente ha recibido afirma “Padre mío, ¡Cómo me has Glorificado” y en ese preciso instante de expirar su ultrajado cuerpo, teniendo treintitrés años de edad, Jeshuá Ben Pandirá alcanza la total integración con el Ser, uniéndose con su Padre Cósmico, el Bendito Rector del Ayocosmos: Mikael Aun Weor.

En consecuencia, clarificando al máximo lo que significan los Tres Triples Poderes o Misterios Logoicos, con el fin de que no quepa duda alguna, enfatizo lo siguiente:
El Padre es el Maestro que el Discípulo alcanza, afirmando en su naturaleza la Esencia del Pleroma, donde radica la Ciencia de la Verdad y se fusiona con ella.
El Hijo es el Dragón de Sabiduría que se logra como consecuencia de conciliar lo de arriba y lo de abajo, ejecutando en sí el equilibrio de la Causa Común que es el Tao, de donde emana la Ciencia del Amor.

Finalmente, el Espíritu Sacro es la Gracia Virginal a la cual se arriba encarnando al Mahatma íntimo, después de pasar por la negación budhista, mediante la cual se fisiona o elimina plenamente al ego farisaico, infra energética manifestación del error psicológico que los terrícolas cargan apasionadamente, siendo causa inequívoca del fracaso espiritual, situación ésta que a los demonios complace sobremanera.

Extractos de la Sagrada Pistis Sophia Develada por el V.M.K. A.Z.F. EL TAWA MANÚ

 

 

Un comentario

  1. es la gran verdad oculta que esta siendo revelada a quienes creemos diferente de toda la mentira que nos han hecho creer. gracias por este conocimientoy que esta nueva era la humanidad despierte.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s